Rechazo

Share

Todos enfrentamos el rechazo. Si te han negado un empleo, o si tu propia familia te ha expulsado, Jesús te entiende. Él también enfrento el rechazo.

Jesús creció en un pueblo llamado Nazaret. Era un pueblo pequeño, donde todos los vecinos se conocían. A el le encantaba vivir ahí, pero como a muchos de nosotros, llegó un día en el que tuvo que partir.

Cuando Jesús era un adulto viajó por el campo visitando lugares donde fue alabado y respetado por su mensaje de esperanza.

Pero como muchos de nosotros, extrañaba su hogar. Después de un tiempo, él regresó con la esperanza de poder compartir su mensaje con la gente que más amaba. Pero cuando Jesús regresó a Nazaret no fue recibido con los brazos abiertos. Cuando intentó predicar sus enseñanzas, su comunidad se burló de el. Ellos no creyeron que él era el Mesías. Lo vieron como un joven normal, el hijo de María y José, nada especial.

Jesús los desafió, pero eso solo hizo que las cosas empeoraran. Su gente se enojo y tuvo miedo. Hasta lo amenazaron con arrojarlo de un cerro, y al final, fue obligado a partir.

Jesús se ha de haber sentido derrotado, pero caminó con la cabeza en alto. Aun así, cara a cara con el rechazo, el nunca dejó de creer en su mensaje ni en sí mismo.

Chatea Ahora